Juan Antonio Gómez-Angulo (2001)

Secretario de Estado para el Deporte

Quiero iniciar estas breves líneas agradeciendo al director de este Anuario y a los responsables de las Instituciones valencianas, que tan decididamente han colaborado en la edición del mismo, la posibilidad que me brindan de dirigirme a todos los que formáis la gran familia del deporte valenciano. Un rápido repaso a este interesante y ya tradicional anuario nos demuestra que, gracias a la excelente planificación y el gran trabajo realizado, el deporte valenciano, un año más, ha contribuido decisivamente a los éxitos y al progreso del deporte español. Son muchos los acontecimientos y los deportistas valencianos que ha acaparado la actualidad de nuestro deporte a lo largo de laño, pero nuevamente ha sido el VALENCIA el que ha alcanzado un mayor protagonismo debido a la gran transcendencia del fútbol en los medios de comunicación y, por su puesto, a su brillante participación en la Liga de Campeones. El VALENCIA ha demostrado que su presencia en París en la histórica final contra el REAL MADRID no fue producto de la suerte o la casualidad, sino de la buena planificación y gestión deportiva. El año pasado en Milán, ante el BAYERN MUNICH, tampoco pudo ser, pero sus seguidores deben mantener la esperanza porque habrá más oportunidades. Y hablando de fútbol, no sería justo olvidar el magnífico trabajo que viene realizando el VILLARREAL. Un equipo modesto que con mucho trabajo y mayor ilusión está sabiendo consolidarse en la primera división del fútbol español. Al margen del fútbol, los deportistas de la Comunidad Valenciana han obtenido importantes éxitos. La victoria d Ángel Casero en la Vuelta a España los triunfos de Juan Carlos Ferrero, que le sitúan como primer tenista español y quinto del mundo, y el magnífico año de Sergio García que le consagran definitivamente como uno de grandes del golf mundial, son buenos ejemplos de los deportistas que da esta tierra. Pero también debo destacar que la pujanza del deporte levantino no se limita al fútbol ya las grandes estrellas citadas. Aunque no hayan acaparado las portadas de los medios de comunicación, tan meritorios son los éxitos del ROS CASARES, campeón de la Liga de baloncesto femenino; EL OSITO, vencedor de la Liga de Balonmano Femenino; el LEVANTE, primer clasificado de la Liga de fútbol femenino; el VIJUSA, subcampeón de la Liga de fútbol sala o el CAU, que ha ascendido a la primera división de rugby. Lo bueno que tiene este Anuario es precisamente que no se olvida de nadie, ya que, desde mi punto de vista, a los más modestos es a los que debemos un mayor reconocimiento ya que realizan el máximo esfuerzo sin obtener la recompensa del dinero o la fama