Jaime Lissavetzky (2007)

Secretario de Estado para el Deporte

UN SEGUNDO QUE VALE UNA REGATA
El repaso de los titulares de las regatas finales por la disputa de la 32 Copa del América nos da una idea de la fuerza y la pasión que fueron creciendo en Valencia según se iban cumpliendo las etapas de este gran acontecimiento del deporte de la vela: «Alinghi golpea primero», «Una gran remontada», «Haciendo historia», «Jugar con el viento», «Un escalón más hacia el sueño», «Vela rota, espíritu intacto», «¡Alinghi gana la regata definitiva por 1 segundo!»Efectivamente, el 3 de julio de 2007 tuvo lugar la última y dramática regata, en la que, tras las más variadas alternativas, el Alinghi triunfó por una mínima ventaja de un segundo sobre el equipo neozelandés. Los que tuvimos el privilegio de asistir a esta última regata de la 32 edición de la Copa del América no la olvidaremos jamás, ya que con su dramático desenlace final, fue quizá la más espectacular de toda la larga serie de regatas que desde el 5 de septiembre de 2004 han venido disputándose para conseguir la ansiada victoria en la mítica Copa. Para Valencia, la Copa del América ha supuesto una proyección internacional y una mejora de sus infraestructuras fundamentales y sobre todo de sus instalaciones portuarias que sólo un acontecimiento de esta envergadura puede conseguir en tan corto espacio de tiempo. Las grandes inversiones realizadas por el Gobierno de España en estos capítulos han hecho posible que la celebración de la Copa del América haya constituido un gran éxito para Valencia y que su imagen como ciudad abierta y capaz de organizar grandes acontecimientos deportivos internacionales haya salido inmensamente reforzada.