Héctor Cúper (2000)

Entrenador del VCF en la primera final de Liga de Campeones del VCF (también en la 2ª)

El Valencia Club de Fútbol fue el gran protagonista en la competición más importante del fútbol europeo. Desde el primer día siempre creí en la calidad y la fuerza de un equipo que deseaba asestar un duro golpe en la élite del fútbol y conseguir estar entre los más grandes. Llegar a una final de la UEFA Champions League despertó una gran sorpresa para unos y la confirmación de un gran bloque para otros. Recuerdo que en las primeras entrevistas que me realizaban a principio de año me preguntaban sobre la posibilidad de ganar tan prestigiosa competición. Simplemente, me dedicaba a contestar, «y. ¿por qué no?». El Valencia CF se había convertido en un bloque, la principal característica y la que siempre debe destacar en los equipos donde trabajo. La experiencia personal ha sido magnífica en un año en el que todos los valencianistas hemos disfrutado con el juego del equipo y sobre todo, con los sensacionales resultados obtenidos en Europa. Una vez metido de lleno en la máxima competición europea te das cuenta de la gran importancia que tiene, para un club como el Valencia CF, estar inmerso en ella temporada tras temporada. El año 2000 nos dejó un balance sumamente positivo. Un subcampeonato de Europa y estar entre los cuatro mejores equipos de la Liga española, sin duda, la liga más importante del mundo, y que nos da opción de estar una edición más en la UEFA Champions League.Además, los resultados consideran al Valencia como el equipo más fuerte en su estadio. No hay duda de que en la memoria siempre quedará el subcampeonato de París, a tan sólo 90 minutos de proclamarnos Campeones de Europa. La satisfacción personal más importante fue cuando la UEFA me eligió como mejor entrenador de Europa del año; mérito que hago extensivo a todos los jugadores y al club. Sinceramente, considero que el equipo trabajó en bloque, por encima de cualquier individualidad. Gracias a esta labor de grupo, uno de nuestros jugadores, Gaizka Mendieta, realizó una magnífica temporada que le llevó a ser el mejor centrocampista del año. También he podido comprobar, en estos casi dos años que llevo viviendo en Valencia, el gran nivel de los deportistas y los clubes de la Comunidad Valenciana, que han adquirido una gran presencia y notoriedad en el panorama nacional e internacional. Por este motivo, pienso que en el nuevo año 2001 los éxitos llegarán al deporte valenciano, eso sí, espero, de forma especial, de la mano del Valencia CF